POR TODAS PARTES.

El azulejo cuadrado monocolor ha sido y será un básico cerámico que nunca pasa de moda. Muchos son los proyectos realizados con esta pequeña baldosa cerámica de 10×10, 15×15 y 20×20 cm y muchas las distintas aplicaciones realizadas en paredes, suelos e incluso techos. Pero en algunos casos deja de ser un material más en el proyecto y pasa a convertirse en protagonista principal.

La creatividad de los proyectistas y el esfuerzo por ir más allá  es el factor principal para que el sueño de toda pieza cerámica se convierta en realidad. Estas son algunas ideas para convertir un azulejo en el protagonista principal de cualquier reforma.

  1. En el techo.
    Para ello solo es necesario contar con un colocador profesional y un buen material de agarre. Y es que trabajar con formatos pequeños permite controlar el peso de las piezas y manejar más fácilmente la baldosa. De esta manera se pueden lograr distintos efectos, desde dar continuidad al espacio uniendo suelo, pared y techo con el mismo material cerámico hasta remarcar recorridos gracias a la retícula formada por las juntas inusuales en el techo.
  1. Aprovechar la amplia gama cromática.
    Una de las características que siempre ha jugado a favor del material cerámico es su amplia paleta de colores. En el mercado existen infinidad de tonalidades, por lo que se recomienda reflexionar primero en el color que se desea y elegir el Pantone adecuado. La ventaja es que a la infinidad de opciones se añade la resistencia, higiene y durabilidad de este tipo de revestimientos que permiten lograr superficies llamativas así comoremarcar distintas zonas, llamar la atención del usuario, zonificar actividades, guiar su recorrido e incluso crear juegos ópticos.
  1. Alejarse del hábitat natural.
    Por tradición e historia, el azulejo cerámico siempre ha sido destinado a baños y cocinas. Peor cada vez  son más los proyectistas que buscan sacar máximo provecho de sus características y flexibilidad buscando aplicaciones en espacios diferentes a los habituales: graneros, panaderías….cualquier entorno es susceptible de caer rendido al encanto de la cerámica.

  2. Colocación inusual.
    No es obligatorio revestir toda una superficie con baldosas cerámicas. Si se explota el potencial del sistema de diseño cerámico (canto, junta, decorado y parte inferior), no se teme la convivencia con otros materiales y se cuidan  los detalles, se pueden realizar proyectos inéditos y verdaderamente sorprendentes. Desde dejar los cantos a la vista, unir las piezas cerámicas con hormigón o madera a revestir suelos y paredes con degradados y generar efectos ópticos diversos…

En definitiva, existen muchas posibilidades para convertir un azulejo cuadrado monocolor en protagonista de cualquier proyecto.  Solo se necesita , imaginación y un buen colocador.

 

Artículo de cosasdearquitectos.
Recomendado por BIG MAT ASURMENDI, donde encontrarás la cerámica y el color que estabas buscando.
Imagen: The Chic Fish

 

Port Relacionados