ALIGERAN EL PESO.

Se  les denomina losas aligeradas y se trata de un tipo de losas en las que parte del concreto se reemplaza por otros materiales como cajones de madera, poliestireno, esferas, etc. En  el caso de viviendas de uno y dos pisos se sustituyen por ladrillos o bloques. De esta manera se logra reducir notablemente el peso de la losa y cubrir mayores luces de forma más económica. Otra de sus ventajas es que no requieren el uso de encofrados metálicos pues el ladrillo actúa como encofrado lateral de las viguetas.

Se suelen conformar por cuatro elementos: una torta inferior que se coloca sobre las tablas de la formaleta; los bloques o elementos aligerantes; la torta o plaqueta superior con refuerzo nominal y las viguetas en concreto reforzado. La torta inferior es un mortero con dosificación de 1:3 de 2 cm de espesor que permite cubrir el aligeramiento y el refuerzo principal de la losa o elementos aligerantes.

En cuanto a la colocación, los bloques o elementos aligerantes se emplazan de tal manera que formen las cavidades de las viguetas con separaciones entre sí entre 50 y 70 cm (promedio de 60 cm). La plaqueta superior de una losa aligerada, que es un concreto fundido monolítico con el sistema de piso de  5.0 cm espesor, debe tener un refuerzo de 1 varilla de ¼ de pulgada (número 2) cada 30 cm en las dos direcciones.

Cuando son losas aligeradas en una dirección resultan económicas y apropiadas para cubrir luces intermedias, de aproximadamente entre 3 metros y 6 metros, mientras que en dos direcciones suelen ser más económicas y eficientes para cubrir grandes luces. Las que más se utilizan, sin embargo, para la mayoría de los casos son aquellas de casetón de poliestireno, vigueta y bovedilla, cuyas medidas pueden variar y ajustarse de acuerdo al diseño que se requiera realizar.

Frente a esta solución, las losas macizas muestran algunos inconvenientes. En primer lugar porque son diseñadas como vigas de ancho unitario lo cual resulta poco conveniente si se tienen que salvar luces grandes dada su pesadez, precio, rigidez y exceso de vibración. y antieconómicas. En segundo lugar, debido a su poco peralte requieren mucho refuerzo longitudinal y si éste se incrementa para disminuir la cantidad de acero e incrementar su firmeza, el peso propio aumenta considerablemente. De ahí que  las losas aligeradas sean una solución más práctica y dinámica.

Artículo de arquigrafico.com
Recomendado por BIG MAT ASURMENDI.

Imagen: Arkiplus

Port Relacionados