MUEBLES DEL FUTURO.

Pensar en los muebles del futuro, no hace tanto, significaba hablar de máximo confort. Se podía conjeturar sobre la robotización funcional que les permitiera ofrecer servicios como preparar la mesa, hacer las camas o servir un café. Pero la sociedad ha evolucionado y lo que reclama al mobiliario del mañana es muy diferente.

Son dos las premisas que han cobrado especial importancia en este campo: la versatilidad y la  conectividad. Es decir, la capacidad de adaptarse a la forma de vida, estilo y espacio de cada vivienda y de facilitar el uso de dispositivos electrónicos.

En realidad se trata de exigencias que simplemente responden al panorama actual, una sociedad en la que resulta primordial saber aprovechar al máximo cualquier espacio, sobre todo en las casas de las grandes ciudades, y estar al día con los últimos avances tecnológicos. Así que un mueble saque el máximo partido a una estancia y que, además, disponga de un lugar y medios para colocar, guardar y enchufar los dispositivos, resulta ideal.

No se puede obviar, además, el hecho de que las oficinas están cada vez más presentes en los hogares, pues son cada vez más los formatos profesionales en los que se trabaja desde casa. Como consecuencia, surge la necesidad de habilitar en la vivienda un espacio práctico y cómodo para ello: mesas amplias destinadas al  ordenador y resto de enseres profesionales, sillas cómodas, conectividad sin aparatosidad…

A ello hay que sumar la mayor concienciación sobre el uso de materiales sostenibles y, por tanto, la apuesta por firmas que garanticen la fabricación respetuosa con la salud y el medioambiente. Los muebles del futuro, por tanto,  no son solo están conectados y son versátiles, además son ecológicos.

Un artículo de tudecora.com
Recomendado por BIG MAT ASURMENDI.

Port Relacionados