DALE UN AIRE ARTÍSTICO.

Cuando se habla de dotar a la casa de un aire artístico, suele producirse una reacción de cierto rechazo por la implicación económica que se le atribuye a esta elección. Sin embargo, decorar el interior del hogar con pinceladas de arte no tiene por qué ser tan exigente para los bolsillos.

Efectivamente, lo más sencillo (aunque no lo más barato) es inclinarse por la adquisición de piezas de gran valor. Desde sillas de diseño y piezas de orfebrería antigua de un país africano hasta cuadros de firma que siempre podrían encontrar un hueco protagonista en paredes, muebles y rincones varios.

Pero optar por versiones algo más humildes no significa que el resultado vaya a ser poco atractivo. Al fin y al cabo, se trata de elegir con gusto los artículos que pueden dar ese pequeño toque. Por ejemplo, un cuadro especial, no necesariamente firmado, puede colocarse bajo un foco en el salón, pasillo o recibidor. Si se elige una obra escultórica llamativa, un pedestal iluminado también puede ser muy sugestivo.

El Arte adopta infinidad de formas y su significado adquiere peso en los ojos de quienes lo contemplan. De ahí que el simple hecho de pintar una pared de una manera alternativa o de decorarla con una alfombra hecha a mano, son posibilidades que pueden tener mucho sentido. Igualmente, una máscara, una caja artesanal o un artilugio exótico son objetos que, si reciben un tratamiento especial, lograrán impregnar la estética del hogar con un indudable espíritu artístico.

Lo importante, por tanto,  es designar cuidadosamente la ubicación para cada una de las piezas y ofrecerles, de alguna manera,  un trato especial. Evidentemente, habrá que procurarles también los cuidados necesarios para que se mantengan en perfecto estado independientemente del paso de personas o de los humos que se puedan generar.

Fuente: tudecora.com
Recomendado por BIG MAT ASURMENDI, tu tienda profesional de materiales de construcción. Haz de la casa tu hogar.

Port Relacionados