LADRILLOS ECOLÓGICOS.

Existen dos clases de materiales que se pueden considerar ladrillos ecológicos. Los primeros se elaboran con subproductos industriales y son muy similares a los tradicionales ladrillos cerámicos de arcilla cocida. Los segundos son los ladrillos ecológicos artesanales que se suelen fabricar en la propia obra. Se trata del clásico adobe, hecho con barro y paja y secado al sol.

¿Por qué ladrillos ecológicos industriales?
Aunque el ladrillo convencional está hecho de arcilla -un material natural- su producción requiere de ingentes cantidades de energía e importantes esfuerzos de transporte (a los almacenes y a la obra) por lo que se consideran más bien materiales contaminantes. Los productos ecológicos se caracterizan más bien por su capacidad de optimizar el empleo de materias primas y de reducir al máximo la generación de residuos. De ahí que se considere materiales ecológicos a los que vienen elaborados con subproductos o residuos procedentes de otros procesos, tal y como sucede con algunos de los ladrillos ecológicos industriales fabricados con base de cenizas de carbón de las centrales térmicas.

El segundo material que se puede considerar ladrillo ecológico es aquel que se elabora lo más cerca posible del lugar de construcción mediante el empleo de materiales locales, muy similar a lo que se hace con los bloques de superadobe. En este caso se trata simplemente de versiones mejoradas del tradicional adobe. Para elaborar estos ladrillos ecológicos se utilizan moldes metálicos o de madera y, principalmente,  arcilla y fibras de paja. Estas últimas convierten al ladrillo en un material compuesto que contribuye a reducir las grietas y aumentar la cohesión del mismo (el barro por sí solo resulta bastante quebradizo).  La apuesta ecológica en este caso no es la reutilización de residuos sino el uso de un material local y natural y la eliminación de prácticamente todos los gastos de transporte.

Tomando la definición de ladrillos de  la RAE en su segunda acepción*, se puede  considerar ladrillos ecológicos una amplia variedad de opciones muy utilizadas en la bioarquitectura. Por ejemplo las botellas de vidrio o plástico ya que son elementos constructivos que cumplen el requisito fundamental de un ladrillo: ser del mismo tamaño.

En definitiva, los ladrillos ecológicos, sean del tipo que sean constituyen elementos fundamentales para la construcción de viviendas ecológicas sostenibles en la misma medida que el ladrillo tosco cerámico resulta imprescindible en la construcción tradicional.

*2. m. Elemento de construcción semejante a un ladrillo hecho de otra materia.

Artículo de materialesecologicos.es
Recomendado por BIG MAT ASURMENDI, tu tienda de materiales de construcción.

Port Relacionados