ALERTA GRIETAS.

En el sector de la construcción es muy habitual toparse con grietas en paredes. De ahí que, a la hora de realizar cualquier obra, sea necesario actuar con mucha precaución. Y es que cualquier intervención puede suponer una alteración no sólo de la propia pared sino de la estructura colindante.

De hecho, las reformas que tienen lugar en un edificio pueden llegar a provocar movimientos en otros cercanos lo cual, de existir algún tipo de fisura previa, resulta de lo más perjudicial. Además de que puede implicar posibles denuncias. Las grietas, por tanto, constituyen un factor clave que no debe ser ignorado.

Pueden surgir a causa de humedades, cuando el agua penetra desde el exterior y empapa el muro. En este sentido, son muy comunes las que están presentes en la filtración o entrada directa del agua y suelen aumentar por capilaridad desde el terreno. Conviene recordar que al intervenir en un edificio se suele modificar su peso mediante la incorporación de pavimentos, alicatados sobre alicatados y un largo etc que se reparte por toda la estructura ya asentada. Como consecuencia surgen las grietas a lo largo y alto del bloque, especialmente en las zonas superiores y las más próximas al terrano.

Si, a pesar de  las brechas, la estructura permanece firme, la gravedad del problema se reduce notablemente y las reparaciones se simplifican. De lo contrario, si experimenta algún que otro movimiento,, comienzan a producirse desplomes de carpinterías y otras alteraciones que exigen la actuación de un técnico capaz de interpretar las vibraciones y de contenerlas.

En cualquier caso, ante la detección de una grieta es importante consultar con un profesional que pueda evaluar su importancia y origen, proponer una solución y resolver los posibles deterioros que puedan haber surgido como resultado.

Fuente: teoriadelaconstrucción

Port Relacionados