EN BLANCO.

Se trata de un binomio universal en el campo decorativo. Blanco y negro se organizan para lograr conjuntos equilibrados, elegantes y seductores. Contrarios que  armonizan entre sí y logran crear paisajes atractivos en cualquier estancia de la casa: desde el baño hasta la cocina y el salón.

El vestidor es otro de esos espacios que comprenden el lenguaje de la moda en su rutina cotidiana. Entre las principales tendencias que, por supuesto parten de la organización de prendas, calzado y complementos, se encuentra la de incorporar una isla central en color blanco que resulta de lo más útil, no solo para ofrecer un extra de almacenaje y servir de apoyo ornamental sino para aportar luz al lugar. Algo que siempre se puede enriquecer con la estructura de un mueble abierto con puertas de cristal.

Pero la fortaleza del color blanco reside en algo más que su capacidad de aportar luminosidad. Gracias a su amplia variedad de tonalidades se incrementa notablemente su fortaleza visual y creativa especialmente si se complementa con otros elementos como los textiles. Por ejemplo,con  mantas blancas o cojines colocados de forma simétrica sobre un sofá. Pero también las propias vistas de un paisaje de exterior o  el arte a modo de exposición, pueden contribuir a dar sustento estético a este tono.

En el baño,por otra parte, se puede complementar mediante la creación de contrastes con espejos originales o añadiéndolo en pequeñas proporciones para sumar belleza sin renunciar a la practicidad. Lo incluyas donde lo incluyas, siempre aportará luz y armonía visual.

¿Ya te has quedado en blanco?

Un artículo de DECORABLOG. Recomendado por BIG MAT ASURMENDI, tu tienda profesional de materiales de construcción y decoración.
PS- Tomamos todas las medidas de seguridad e higiene contra el covid19.

 

Port Relacionados

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.