AL SÓTANO.

Espacio relegado al final de la lista de reformas en el hogar, el sótano es, sin lugar a dudas, un espacio que también reclama atención. Y es que, en la mayoría de casos, no están concebidos para ser transformados en lugares habitables pero…podrían serlo con una buena remodelación. Para ello, basta cierta planificación y una mente creativa para darle forma y lograr convertirlo en una zona utilizable de la casa. Cómodo, habitable y estéticamente atractivo, dejará de parecer una cueva abandonada.

En primer lugar se recomienda identificar cuáles serán las rutas de salida seguras y accesibles en caso de emergencia, tal y como exigen los códigos de construcción. En estos casos suele ser muy común fijar una apertura por medio de una ventana suficientemente grande para constituir una vía de escape y que, además,  facilite la entrada al siguiente piso.

También es importante detectar cualquier fuente de humedad o intrusión de agua para erradicarla por completo y asegurar que el sótano se mantiene seco en todo momento. En este sentido conviene tener en cuenta el estado de la plomería superior ya que, a veces, las tuberías de cobre de agua fría pueden sudar y arruinar los techos de los sótanos…

Cualquier material peligroso, como el abesto empleado  para sellar las uniones o la pintura con plomo, debe ser retirado. Para ello, lo más recomendable es recurrir a profesionales que puedan evaluar con absoluta garantía la presencia de cualquier peligro y eliminarlo por completo.

Probablemente habrá que contemplar la posibilidad, según la normativa, de tener que llevar a cabo algún tipo de retroinstalación estructural (especialmente en regiones propensas a temblores). Pero  si se hacen mientras las paredes del sótano están abiertas, suelen ser sencillas y de de bajo coste.

Dado que los sótanos contienen la mayoría de los componentes mecánicos, habrá que planificar cualquier futura renovación ya que tendrá que contemplar la instalación de una vía de acceso a ellos. De ahí que resulte de interés correr los circuitos eléctricos o las tuberías de desecho o abastecimiento antes de cerrar el techo o bien instalar un techo falso con paneles removibles si la altura del espacio lo permite.

Por último, no se pueden olvidar las consideraciones acústicas, especialmente si se pretende crear una sala de juegos, tv o música. Una buena solución puede ser la instalación de un sistema de canales de resiliencia (canales RC) a las viguetas antes de colocar los paneles de yeso (drywall) ya que ofrecen una ruptura de ondas de sonido que reduce notablemente el ruido que procede tanto de arriba como de debajo del techo del sótano. En definitiva, el  aislamiento, no sólo térmico, resulta clave a la hora de dotar el máximo confort a este nuevo espacio del hogar.

Fuente: miconstruguia

Port Relacionados

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.