MÁS CALOR.

Aunque todavía no aprieta mucho el frío (o sí, depende de dónde vivas)  no está de más asegurarse de que el aislamiento de la vivienda sea el correcto. Y es que de ello dependen las fugas de calor que se puedan producir durante el invierno y las de aire fresco que hayan podido tener lugar en verano. Dicho de otro modo, el bienestar y el ahorro están  directamente relacionados con la calidad del sistema aislante en el hogar.

El proyecto afecta a la totalidad de la vivienda, ya que el aislamiento puede realizarse tanto en el exterior como en el interior y comprende igualmente fachadas, techos, suelos, ventanas, puertas, ventilación y filtraciones de aire. No obstante, una sencilla intervención puede brindar mejoras considerables en el confort de la casa.

Por ejemplo con la simple instalación de burletes en ventanas y puertas. Son perfiles, normalmente autoadhesivos, de material blando como espuma, goma o silicona que se emplazan en los marcos de puertas y ventanas y reducen las filtraciones de aire al interior. Su coste es muy reducido, y pueden ser adquiridos en cualquier comercio de bricolaje o gran almacén. 

En otras ocasiones,  las filtraciones de aire al interior de la vivienda se producen por los pasacintas de persianas, tanto del cajón, que pertenece al exterior de la vivienda, como del de la pared, comunicado con la cámara de aire, por donde también circula aire frío. De ahí que aislar estos puntos con pasacintas aislantes puede contribuir notablemente, y por un módico precio, a estabilizar la temperatura interior. 

Los cajones de persiana constituyen otra zona crucial para lograr este objetivo ya que por ellos circula el aire frío procedente del exterior y, sin un correcto aislamiento, las pérdidas energéticas están aseguradas. Para realizar este trabajo se recomienda el empleo manta de lana de roca (ROCKWOOL) o lana mineral o paneles de algodón (GEOPANNEL) o paneles de poliuretano que pueden adquirirse en grandes almacenes del bricolaje como BIGMAT ASURMENDI. Pero dado que su instalación es un trabajo delicado se aconseja siempre recurrir a profesionales.

Por último, existe un procedimiento aislante, económico y sin necesidad de obra que afecta al conjunto de la vivienda (no a un punto concreto) y que ofrece resultados sorprendentes. Comparado con las otras soluciones, el único requisito que no cumple, es que exige irremediablemente la actuación profesionales especializados y herramientas muy específicas. Se trata del insuflado de aislamiento en fachada que consiste en introducir material aislante a granel en la cámara de aire con una máquina neumática, que tritura el aislante, lo transporta mediante aire a presión y lo introduce en la cámara de aire.

Fuente: Aislahome.

BIG MAT ASURMENDI, la tienda profesional de construcción donde encontrarás los mejores aislantes del mercado y todo el asesoramiento que necesites.
PS- Tomamos todas las medidas de seguridad e higiene contra el covid19.

Port Relacionados

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.