TEJAS SOLARES.

Se trata de tejas estéticas de una eficiencia que prácticamente iguala a la de los paneles solares convencionales. Tanto en formato de lámina oscura, a imitación de las placas homogéneas de pizarra, como de tejas romanas, de molde curvo rematado con un flanco plano que visten tonos rojizos, estas tejas apenas se distinguen de las convencionales a simple vista. Como tampoco se percibe  su capacidad de producir energía solar.

Al contrario que los aparatosos paneles fotovoltaicos que se colocan sobre los tejados, son estéticamente agradables. Un aspecto que, por trivial que parezca, puede catapultarlas masivamente a los tejados de las casas en los próximos años. Y aunque el origen de su producción no es nuevo ya que se remonta a hace una década, ha sido solo en los últimos tiempos cuando la demanda ha experimentado el gran salto.

Precisamente, señalan algunos fabricantes,  a medida que la energía solar se vuelve más popular, mucha gente rechaza los paneles grandes y aparatosos, sobre todo porque no se integran bien en el diseño de la casa. A ello se añade que  las tejas tienen una eficiencia sólo ligeramente inferior a los paneles, sobre un 15%.

Para obtener valor de las tejas solares se necesita una extensión de tejado amplia. De ahí que estén principalmente destinadas a las viviendas unifamiliares ya que estas cuentan con una gran superficie de cubierta para un uso relativamente pequeño: el de una sola casa. Todo lo contrario ocurre en las ciudades.

Por este motivo, los productores de estas tejas buscan nutrirse de estas  estructuras de nueva planta o que necesitan renovar su tejado. Pero existen obstáculos que superar. Entre los factores que pueden disuadir al usuario de poner estas tejas está la regulación. En España, la normativa que rige el autoconsumo impide que el usuario reciba una compensación por verter energía a la red. El excedente en las horas de sol se podría almacenar en una batería doméstica, pero estas se venden a partir de 4.000 dólares.

El precio también puede desanimar. Una teja solar costaría unas cinco veces más que una convencional. Aunque el precio por vatio se acerca al de los paneles solares tradicionales. Así que, ¿por qué no poner tejas en vez de las voluminosas placas?

Lo cierto es que todavía estamos en el principio, no solo de las tejas, sino de los paneles fotovoltaicos en general y queda un largo camino por recorrer.  La pregunta es a qué velocidad.

Artículo elpais.com
Recomendado por BIG MAT ASURMENDI, tu tienda profesional de materiales de construcción. Los mejores fabricantes los tienes aquí.

Port Relacionados