VA DE TEJAS.

La variedad y  tipos de tejas existentes en el mercado para la construcción de techos es realmente amplia y variada. Pueden estar confeccionadas de asfalto, fibrocemento, arcilla, hormigón, madera o pizarra, principalmente. Y cada una de estas categorías posee sus propias ventajas…

Las tejas de asfalto constituyen, quizá, el material más común para las cubiertas en los Estados Unidos y gozan de la peculiaridad de ser las más económicas. Contienen tres componentes: materiales de refuerzo (generalmente fibra de vidrio o materiales orgánicos impregnados en asfalto para crear una barrera impermeable); laminado asfáltico y gránulos (generalmente cerámicos).

Se presentan en varios espesores y diseños, desde la variedad estándar con bandas planas hasta los modelos laminados o arquitectónicos que imitan en apariencia y tacto a los formatos  tradicionales. Su base puede ser de fibra de vidrio, caracterizadas por ser más livianas y contar con una clasificación ignífuga alta, o de material orgánico.

Las tejas de arcilla y concreto son ideales para las construcciones estilo southwest. A pesar de su gran durabilidad, pueden romperse o astillarse con un golpe y no deben utilizarse en áreas que requieran techados con alta resistencia al impacto. Asimismo, si bien disponen de un alto potencial para absorber la humedad también son propensas a partirse durante los ciclos de heladas/deshielo.

Las tejas y tejuelas de madera (aserrada o fragmentada), por su parte, eran tratadas en el pasado con conservadores para prevenir el crecimiento del moho, algas u hongos. Pero actualmente la Ley del Agua Pura previene el uso de estas sustancias por lo que este tipo de tejas implican un mantenimiento exigente. Como alternativa a las tejas de madera tradicionales, las nuevas opciones de tratadas a presión constituyen una elección interesante ya que necesitan menor atención y cuidados.

Por último, las tejas de pizarra, que se construyen a partir de rocas son considerablemente más costosas que otros materiales para techar, pero demuestran siempre una elevada rentabilidad ya que pueden llegar a durar más de 100 años.

El abanico de posibilidades es extenso y, en cada ocasión, serán los profesionales quienes deberán evaluar las condiciones específicas para determinar qué opción es la más adecuada. ¿Qué categoría elegirías tú?

Artículo de arquigrafico.com
Recomendado por BIG MAT ASURMENDI, tu tienda profesional de materiales de construcción. Para que construyas todo lo que imaginas.



Imagen: Pixabay

Port Relacionados